Estoy un poco descolocado y no sé por donde empezar. Recuerdo cuando tenía 10 años y aunque no era un adolescente, era consciente de no ser un niño pequeño. Ya entonces tenía claro que me gustaban las chicas y tenía curiosidades. Vivía  situado en una zona de seguridad invisible que era la falta de contacto con gente que estuviera fuera de mi “círculo” de amigos del colegio , del barrio, de mi pueblo o de la familia.  Esta barrera de protección era fruto del momento tecnológico que vivíamos (año 93-94) y permitía dar seguridad a los padres de nuestros contactos con otras personas. En cierta medida, el control era más fácil porque no había todos los medios sociales que hay actualmente.

En estos momento no me considero un jovenzuelo, pero tampoco una persona vieja,  “joven adulto” me podría definir mejor. Voy a especificar un poco  más: “joven adulto padre de una niña que está viendo cómo evoluciona el mundo y cada vez se parece menos a lo que conocía“. La mejor forma de conocer mi nuevo rol va a ser escribir este post y compartirlo contigo.

¿Cómo era antes?

¿Os acordáis cómo se solían comunicar antes los adolescentes de mi generación? Vamos a recordarlo porque era muy curioso. Si querías llamar a un amigo descolgabas el teléfono( que normalmente estaba en un sitio comunitario de la casa, por ejemplo el salón) y marcabas su teléfono que ya sabías de memoria, es más creo que si hago un esfuerzo todavía me se aquellos números….

Solía descolgar la madre o el padre, ya que los teléfonos no tenían pantallita y no sabías quien te llamaba, así que por defecto lo cogía un adulto para contestar.

Te presentabas y preguntabas por tu amigo…Si estaba te ponían con él y hablabais, pero ojo que los teléfonos estaban enganchados a un cable en la pared y las conversaciones no eran demasiado privadas, así que ese era el procedimiento para hablar con un amigo, pero ¿qué pasaba si era una amiga?

Si era una “amiga” la idea inicial era la misma, pero cambiaban algunas cosas. Si llamabas varias veces entiendo que los padres pasarían a pensar de que eras un “amigo especial” y por mucho que te costara, no te quedaba otra que hablar antes con su madre. Bendita revolución los teléfono sin cable !!!

Nuestro filtro era papá o mamá

 A lo que voy es que antes existía un filtro, una persona adulta que “validaba la llamada” y que de alguna manera era nuestra valla protectora de seguridad. Nos ayudaban a evitar a los timadores que siempre han existido y que se intentaban aprovechar de los más débiles camuflados entre la sociedad. Esos depredadores sin escrúpulos que acechan desde la seguridad de su escondite y que han provocado los últimos años la aparición de nuevos conceptos que vamos a ir  descubriendo lo que significan y vamos a intentar entre todos trabajar en un pequeño proyecto que sirva para ayudar a los padres.

Creo que los padres necesitamos una ayuda para saber lo que les pasa a nuestros hijos. Somos conscientes de que la simple prohibición de los actuales hábitos en el consumo de información y socialización de la personas por medio de las distintas redes no ayuda. Prohibir no evitará que este tipo de personas hagan lo que hacen y ese será nuestro objetivo inicial, lograr acabar con una situación de injusticia mediante la elaboración de alguna herramienta (APP) que permita “conocer” si nuestro hijo o hija está siendo acosada por alguna persona.

Pero, ¿qué tipos de acoso existen actualmente en la red?

CiberBullying

 

También conocido como ciberacoso, es una conducta que se define como acoso entre iguales en el entorno de las TIC e incluye actuaciones de chantaje, vejaciones e insultos.  Se puede decir que el ciberbullying supone el uso y difusión de información lesiva o difamatoria ya sea por correo electrónico, mensajería instantánea , redes sociales o mensajes de texto.

Cuando las personas que intervienen como acosador y acosado son niños, se pueden generar situaciones que pueden sobrepasar al menor y afectar a su capacidad de reacción, colocándolos en una posición de indefensión o vulnerabilidad.

Además se caracteriza por los siguientes aspectos:

  1. La situación se dilate en el tiempo, así que quedan excluidas las acciones puntuales. Estar atento a que no se repitan las acciones puntuales puede ser una buena manera de localizar el problema.
  2. La situación no cuente con elementos de índole sexual.
  3. Víctima y acosador de edades similares.
  4. Que las víctimas y acosadores tengan relación o contacto en el mundo físico.  Con frecuencia la situación de acoso comienza en el mundo real.
  5. Que el medio utilizado para llevar a cabo el acoso sea el tecnológico.

 

Grooming

 

Otra situación que puede generar un riesgo importante para los menores es el Grooming. Atención porque consiste en el acoso ejercido por un adulto y se refiere a las acciones realizadas deliberadamente para establecer una relación. Un control emocional sobre un niño con el fin de preparar el terreno para el abuso sexual.

Es una de las principales diferencias entre el Grooming y el Ciberbullying, que el primero es un acoso entre un adulto y un niño y el segundo entre iguales.

¿Qué caracteriza al Grooming?

  1. Inicio de la fase de amistad. Se hace por conocer sus gustos y preferencias con el fin de crear una relación de amistad. Debe alcanzar las máxima confianza posible con el afectado.
  2. La fase de formación de la relación incluye con frecuencia confesiones personales e intimas entre el menor y el acosador.  Esta es la manera en que se consolida la confianza obtenida se profundiza en su vida, gustos, costumbres.
  3. Componente sexual. Se piden términos específicamente sexuales y la petición a los menores de su participación en actos de naturaleza sexual.

 

¿CONCLUSIONES?

 

Existen una serie de recomendaciones para evitar a estos individuos, sobretodo en el caso del Grooming ya que puede no haber existido contacto físico previo. Esta serie de actuaciones se  deberían aplicar en la mayor parte de nuestras actuaciones en la red. ¿De qué se tratan?

  • Utilizar un nick o seudónimo. Tenemos que crear nuestra identidad digital y sólo los más cercanos deberían conocer quienes somos.
  • Cuidadoso en la publicación de información personal.
  • Ojo con elementos gráficos (imágenes y vídeos) ya que se pone en riesgo la intimidad de otras personas.
  • No aceptar ni agregar como contacto a desconocidos.
  • Enviar imágenes y vídeos sólo a gente en la que se confía.
  • Comunicar a un adulto (padre o tutor) el momento en que se detecte una situación de riesgo.

 

He utilizado como fuente algunos textos del INCIBE para delimitar los conceptos y después de revisar todo. Creo que los padres tenemos que valorar ciertas situaciones que los niños quizás no sean capaces de identificar con claridad. En particular me refiero al GROOMING, donde los adultos se camuflan en el falso anonimato  para entablar relación con niños.

 

Vamos a trabajar en ello y necesitamos tu ayuda, ¿Has sufrido algún tipo de acoso en la red? ¿me acompañáis?